Desarrollo Científico: ¿Casualidad o Causalidad?

Resumen: En base al estudio de tres casos casuales y tres causales, demostraremos los factores que han sido necesarios para desarrollo científico en base a descubrimientos que dieron un giro importante a las ideas preconcebidas. En el desarrollo científico los conocimientos empíricos tenían gran importancia en la antigüedad, poco a poco a lo largo del tiempo se han ido aportando nuevas técnicas experimentales y lógicas que han hecho posible los nuevos adelantos.

Palabras clave: Método hipotético deductivo, investigación y desarrollo, I+D, descubrimiento, historia de la ciencia, rayos X, penicilina, vacuna, teoría de la generación espontánea, leyes de Mendel, estructura del DNA.

Introducción
Bien es sabido que los adelantos científicos que visualizamos hoy en día se deben en gran parte a la cantidad de teóricos en diversas materias que han ido investigando durante años; sin embargo, existe un factor que genera estupefacción a miles de científicos a lo largo de los años que es desencadenado por un suceso aparentemente casual. Es deber de un buen investigador dar explicaciones lógicas y comprobarlas experimentalmente para poder sacar provecho de tales situaciones.
En el presente texto, haremos una compilación y descripción de tres casos de estudio en el que se analizan descubrimientos casuales y otros tres derivados de la ardua investigación y experimentación: lo que he denominado en este trabajo como descubrimientos causales y causales.
Como casos casuales presentamos los siguientes:
1) Descubrimiento de los Rayos X
2) Descubrimiento de la Penicilina
3) Descubrimiento de la vacuna

Como casos causales se analizan los siguientes:
4) Refutación de la Teoría de la Generación Espontánea
5) Desarrollo de las leyes de la herencia
6) Descubrimiento de la estructura del DNA

Como veremos más adelante, se puede notar el gran desarrollo que ha tenido la ciencia a partir del siglo XIX y cómo a partir de entonces se han hecho los mayores descubrimientos de la historia que cambiaron por completo la forma que tenía el ser humano de comprender los fenómenos naturales. Cuando todo lo que se creía era paz, armonía y belleza en el mundo natural, se vio oscurecido por la demostración de una lucha por la supervivencia; cuando todo parecía aparecer porque sí, llega la teoría del germen, la teoría celular, las leyes de la herencia, las descripciones de la transmisión de información genética por el DNA y muchas otras demostraciones científicas que habrían sorprendido a cualquiera.

Explorar0005b
Dibujo de los huesos de la mano

Casos de estudio:
1) Descubrimiento de los Rayos X
Descubridor: Wilhelm Röntgen el 8 de noviembre de 1895.
Mientras el físico Röntgen analizaba la naturaleza de los rayos catódicos empleando el tubo de Crookes y la bobina de Ruhmkorff se obtuvo como resultado este impresionante descubrimiento. Su objetivo era en ese entonces evitar la fluorescencia violeta provocada en las paredes de vidrio del tubo, lo cual le llevó a cubrirlo con un cartón negro en un ambiente oscuro. Posteriormente, al percatarse de que un emisión amarillenta se proyectaba sobre un cartón que contenía cristales de platino y cianuro de bario, retiró dicho cartón y notaba que la emisión fluorescente se producía de nuevo atravesando capas de papel o metales, aún siendo imperceptible la radiación emitida.
Como era de esperar, Röntgen continuó haciendo experimentos con dichos rayos y comenzó a estudiar sus propiedades. Sin duda alguna, su previa preparación como físico fue una razón de peso para que pudiese continuar con sus experimentos aún sin saber exactamente qué era lo que sucedía con estos desconocidos rayos: con estos rayos incógnita – Rayos X.
Pasaron los días y continuó analizando el alcance que podrían tener, colocó una placa fotográfica y probó el revelarla. Notó entonces imágenes correspondientes a las características de la habitación, sin duda alguna, había descubierto que estos rayos tenían una capacidad penetrante inconcebible en aquellos años.
La primera radiografía:
El 22 de diciembre del mismo año, al tener las manos ocupadas para manejar el instrumental, pidió a su mujer que colocara la mano sobre la placa durante quince minutos obteniéndose así la primera radiografía humana, el resto es historia.
¿Qué factores influyeron en este descubrimiento? Indudablemente varios como la casualidad no tan casual debido a que, si bien no se esperaba este resultado, estaba experimentando conscientemente y previamente buscaba una solución a otro problema. Otro de los factores que influyeron fue el hecho de presentarse ante una persona metódica, con conocimientos científicos y curiosa; ya que William Crookes no siguió indagando en el efecto producido por el tubo de rayos catódicos y posiblemente habría podido llegar a un resultado similar.
Cabe mencionar que Röntgen decidió no patentar su descubrimiento donándolo para el beneficio de la humano y le valió el bien merecido Premio Nobel en 1901.

Penicillium
Hifas de Penicillum sp.

2) Descubrimiento de la Penicilina
Descubridor: Alexander Fleming el 28 de septiembre de 1928.

Fleming ya estaba entonces interesado en encontrar algún elemento bactericida, sobre todo porque estaba influenciado por las bajas que se producían durante la Primera Guerra Mundial debido a infecciones en heridas. Fue entonces que empezó a hacer cultivos en el sótano del laboratorio donde ejercía sobre placas petri de Staphylococcus aureus. Él mismo relataba que al regresar de vacaciones notó que se habían contaminado sus cultivos (gran decepción seguramente, es lo último que se desea obtener) y empezó a deshacerse de ellos. Fue entonces que llega una visita y empezó a comentarle lo que estaba haciendo y mostraba las placas que todavía no había lavado todavía, de sorpresa que encuentra un halo alrededor de unas colonias provocadas por el contaminante, ese halo había actuado como un antibiótico y había inhibido el crecimiento de esas cepas. Era en aquel momento hora de investigar de qué clase de contaminante se trataba, finalmente después de haber aislado y cultivado el organismo responsable (un hongo), siguió comprobando qué bacterias eran sensibles a sus propiedades. Dicho hongo lo identificó C. Tom como Penicillium notatum: se ha encontrado un organismo capaz de inhibir el crecimiento de estas bacterias, aunque de momento Fleming no había dado demasiada importancia al descubrimiento de la sustancia ahora llamada Penicilina, así mismo siguió realizando trabajos con posterioridad para comprobar sus posibles efectos tóxicos en organismos eucariotas pluricelulares experimentando con conejos.

antibiograma
Antibiograma sobre cultivo de Staphylococcus aureus, similar a lo que pudo ver Fleming.

3) Descubrimiento de la vacuna
Descubridor: Edward Jenner en 1798
Como factor casual en este descubrimiento, está la observación del médico inglés Eward Jenner que consistía en notar que las recolectoras de leche adquirían una viruela benigna que las hacía inmunes a la viruela mortal. A raíz de esta observación, viene la parte experimental y causal: inoculación del fluido de origen en el brazo de un niño de ocho años llamado James Phipps, este niño manifestó los síntomas típicos de dicha viruela benigna, inmediatamente después de su recuperación en cuarenta y ocho días, Jenner le inocula el compuesto de la viruela humana sin haber mostrado signos de la enfermedad.
Entonces, ¿Se trata de un descubrimiento casual o causal?
En cuanto al hecho de haberse presentado la inmunidad de las recolectoras de leche ha sido efecto de un hecho aparentemente casual debido a que nadie habría de esperar, a través del método hipotético deductivo dicho resultado. La porción causal de este descubrimiento ha sido la combinación de la capacidad de observación del médico Jenner y la experimentación documentada y controlada ya que se tienen datos de que ya se realizaban inoculaciones de una variante leve de viruela en Oriente alrededor del año 200 a. C.
Después de este descubrimiento que marcó precedentes, Louis Pasteur siguió experimentando con nuevos elementos y comprobando la efectividad de otras vacunas.
A partir de ese momento se habrá dado inicio a la inmunología.

pasteur
Louis Pasteur y sus experimentos con los matraces de cuello de cisne

4) Refutación de la Teoría de la Generación Espontánea
Principal demostrador: Louis Pasteur en 1874
La existencia de la generación espontánea era defendida principalmente en los siglos XVII y XVIII por un grupo de naturalistas que realizaban una serie de experimentos para comprobar que la generación espontánea existía según sus resultados. Todavía en el siglo XIX estaba respaldada por la “Naturphilosophen” (una corriente científico-filosófica) que contaba con muchos seguidores. Fue entonces cuando el químico francés Louis Pasteur, cerró con un punto final dicha teoría, dando lugar al nacimiento de una nueva modalidad científica: la Microbiología.
Esta teoría ya empezaba a sufrir críticas de diversos científicos, aunque también contaba con el respaldo de otros científicos de renombre como el naturalista Francesco Redi, que en el siglo XVII llevó a cabo unos experimentos en los que intentaba probar la aparición espontánea de microorganismos en los alimentos putrefactos. Del mismo modo, el biólogo inglés John Needham, hirvió unos trozos de carne para destruir toda posibilidad de microorganismos existentes, dispuso dicho preparado en un recipiente que no estaba completamente sellado ya que se alegaba que si se obstruía toda entrada de aire, se bloqueaba la “fuerza vital”. El final es de esperarse: crecimiento microbiano y putrefacción debido a la presencia de microorganismos en el aire. Con esto, Needham concluía y demostraba erróneamente esta teoría.
Experimentos que refutaban la teoría:
En 1769, Lazzaro Spallanzani repitió el experimento de Needham, solo que esta vez cerró los recipientes debidamente una vez terminado el preparado. Este cierre obstruía la entrada de aire y cualquier otro elemento extraño, sin duda alguna, su planteamiento era correcto pero no tardó en recibir críticas por parte de Needham en las que argumentaba que al cerrar el recipiente, se bloqueaba la “fuerza vital”, o “fuerza vegetativa” esencial para el crecimiento de cualquier organismo incluidos los obtenidos por generación. Spallanzani repitió el experimento, esta vez volviendo a abrir los recipientes donde se había dado fin a la “fuerza vital” pero siguió observando la aparición de microorganismos encargados de la putrefacción.
Finalmente, en 1748 Needham publicó “Observaciones acerca de la Generación, Composición y Descomposición de las sustancias Animales y Vegetales” en el cual trataba de demostrar sus resultados y conclusiones en cuanto a la aparición de la generación espontánea a partir de materia inorgánica.

Hasta este momento muchos nos damos cuenta de que estos experimentos seguían un protocolo metódico: la elaboración de una serie de experimentos y comprobar hipótesis. Hay que elaborar tantas posibles combinaciones para poder refutar una idea preconcebida y aparentemente respaldada por el método hipotético – deductivo. Algo que resultaba lamentable en aquel momento para los que iban en contra de esta teoría era que no se tenían buenas nociones de biología celular, no se conocía la presencia de microorganismos en el aire y mucho menos el metabolismo de los mismos. Ya era el trabajo de muchos médicos y científicos que no trabajaban en común por un mismo fin, el que iba dando ligeras pistas de qué era lo que ocurría.
Fue Leeuwenhoek quien se había encargado de dar a conocer la presencia de organismos microscópicos y con la aparición de nuevos microscopistas en el siglo XVII, esta teoría tendría cada vez menos argumentos a favor.
Louis Pasteur, nacido en el siglo XIX el 27 de diciembre de 1822, se sintió atraído por el tema de la generación espontánea en 1858 en el momento en que el francés Félix Archimède Pouchet envió una carta a la “Académie des sciences”: “Sobre proto-organismos vegetales y animales nacidos en el aire artificial y en el gas oxígeno”.
Pasteur se decantó en demostrar la falsedad de dicha teoría a través de una serie de experimentos, uno de ellos consistía en demostrar la existencia de vida microscópica en el aire, haciendo pasar aire a través de filtros de algodón en los que se quedaban atrapadas partículas sólidas que posteriormente disolvía y observaba a través del microscopio. Poniendo en evidencia la existencia de microorganismos.

Posteriormente, empleó calor para eliminar los contaminantes en los matraces que iba a utilizar en los que introdujo caldos nutritivos. Alteró dichos matraces alargando el cuello y deformándolo como aparece en la figura 4, permitiendo entonces la entrada de aire pero no de microorganismos. El caldo preparado permaneció inocuo, hasta que cortó el cuello y dejó entrar aire contaminado directamente y observó en ese momento una putrefacción.
Finalmente, en 1864 había terminado con esta idea que permaneció durante siglos.
Sin duda alguna, este descubrimiento ha sido trascendental para el desarrollo de una nueva disciplina: la Microbiología. El romper con tal paradigma ha sido uno de los mayores avances, junto con la aparición de la teoría celular, la teoría de la evolución, las leyes de la herencia y el descubrimiento de la importancia que tienen los ácidos nucleicos. Lister le debe a Pasteur y Semmelweis el haber sido reconocido como el responsable de la baja de la tasa de mortalidad en hospitales y centros donde se realizaban cirugías aplicando químicos antisépticos capaces de desinfectar.

5) Desarrollo de las leyes de la herencia
Atribuido a Gregor Mendel en 1865.
Se pueden considerar algunos experimentos como antecedentes a Mendel en cuanto a hibridación llevados a cabo por botánicos de finales del siglo XVII y la primera mitad del siglo XIX.
Sin embargo hay que recordar que un concepto popular se mantuvo durante los siglos XVII y XVII llamado performacionismo. Según esta idea, dentro del óvulo o del esperma existe un adulto en miniatura que crecerá durante el desarrollo; según las ideas de la persona, éste podría definir si está en el óvulo (ovistas) o en el espermatozoide (animalculistas). El performacionismo indicaba que los rasgos serían heredados de un solo progenitor dependiendo de la corriente ovista o animalculista, se heredaba la totalidad por parte de la madre o del padre respectivamente. Ya entonces se sugerían en observaciones que los descendientes poseían una mezcla de rasgos de ambos progenitores, del mismo modo, otra idea antigua se trataba de la herencia combinada, que proponía que los descendientes poseían rasgos combinados de los progenitores debido a que se mezclaba el material genético.

Mendel
Esquema de los resultados de los experimentos sobre los híbridos de otras especies de plantas

En el año 1900 se redescubrió su estudio realizado más de treinta años antes sobre sus experimentos de recombinación con plantas de guisantes.
A continuación transcribo un párrafo sobre el trabajo de Mendel:

“El valor y la significación de todo experimento dependen tanto de la bondad de los recursos empleados como de su aplicación racional. Tampoco puede ser indiferente, en el presente caso, qué especies de plantas se elijan como objeto del ensayo y en qué forma se realice este.
La elección del grupo de plantas que de servir para ensayos de esta índole debe efectuarse con el mayor cuidado, si no se quiere comprometer de antemano el éxito.
Las plantas de experimentación necesitan:
1º Poseer caracteres diferenciales constantes.
2º Los híbridos entre ellas deben estar al abrigo de la influencia de todo polen extraño durante la floración.
3º Los híbridos y sus descendientes, en las generaciones sucesivas, no deben presentar alteraciones sensibles de fertilidad.”

Como se presenta en el párrafo anterior, Mendel siguió una metodología sumamente rigurosa. Poseía conocimientos previos sobre fecundación e hibridación en plantas enseñados por su padre, además de contar con un doctorado en Matemáticas (fue nombrado profesor suplente de física y ciencias naturales en el Instituto Técnico y en el Instituto Superior de Enseñanza Media en Brünn) que sería crucial para determinar los resultados obtenidos y definirlos correctamente.
Para estudiar la herencia de los caracteres, seleccionó siete características fácilmente reconocibles: forma de la semilla madura: lisa o rugosa, color de los cotiledones: amarillo o verde, color del tegumento seminal: purpúreo o blanquecino, forma de la vaina, color de la vaina, posición de las flores y longitud del tallo.

Durante siete años de estudio a partir del año 1856 en el huerto de su monasterio, analizó un total de 27.000 plantas en las que se habían realizado estos experimentos. Su hipótesis primaria era que los factores hereditarios se adquirían individualmente.
Sus resultados fueron publicados en 1865 en la Sociedad para la Investigación de la Naturaleza de Brünn, siendo de poco interés para los ahí presentes. En esos momentos se tenía poca intención de prestar atención a factores tan estadísticos y matemáticos (naturalmente en la mentalidad de Mendel por su educación matemática) y fueron ignorados sus trabajos hasta 1900, año en el cual sus estudios fueron conocidos como Leyes de Mendel, explicados por Thomas Hunt Morgan (padre de la Genética experimental).
Estas leyes se han enunciado como transcribo a continuación:

“… según la primera, o ley de la uniformidad de la primera generación filial, cuando se cruzan dos variedades puras de una misma especie, los descendientes son todos iguales y pueden parecerse a uno u otro progenitor o a ninguno de ellos; la segunda, o ley de la disyunción de los genes antagónicos, afirma que, al cruzar entre sí los híbridos de segunda generación, los descendientes se dividen en cuatro partes, de las cuales una se parece a su abuela, otra a su abuelo y las otras dos restantes a sus progenitores; por último, la tercera ley, o ley de la recombinación de los genes, reza que, en el caso de que las dos variedades de partida difieran entre sí en dos o más caracteres, cada uno de ellos se transmite de acuerdo con la primera ley con independencia de los demás.”

Gregor Mendel es ahora considerado como el fundador de la Genética moderna gracias a sus estudios. También existe la controversia de si los resultados de sus experimentos se han visto falseados para comprobar que se sigue una relación matemática tan estrecha, ya que se nota que sus resultados son “demasiado perfectos”.

6) Descubrimiento de la estructura del DNA
Descubrimiento atribuido a Francis Crick y James D. Watson en 1953.
La descripción de la doble hélice de DNA es una clara prueba de las diferencias de la sociedad científica del siglo XX y las de siglos anteriores, en la que destaca una lucha por obtener la primera publicación, por consiguiente la autoría y descripción justificable de los descubrimientos que será puesta a prueba muy rigurosamente por el comité científico. Ahora más que nunca hay que ser coherentes, hay que justificar cada resultado aportando pruebas que darán fe, convicción y legalidad a los resultados obtenidos.
Bien, la descripción de la estructura de los ácidos nucleicos en aquel entonces era de poca importancia ya que gran parte de los científicos se centraban en desentrañar los mecanismos de la síntesis de proteínas, lo que se consideraba de verdad y vital importancia en el momento del desarrollo celular y por ende, del individuo.
James Watson estaba total y completamente convencido de que debían ser los ácidos nucleicos del DNA los responsables de transmitir la información que será posteriormente codificada a proteínas. Watson tenía una pobre formación en cuanto a química y trataba de eludir a toda costa el tener que toparse con problemas bioquímicos, a conclusión de lo que he podido leer de su relato, puedo considerar que era sumamente teórico y trabaja de encajar cualquier idea abstracta con los resultados de las imágenes obtenidas por Rosalind Franklin con tal de esquivar la Bioquímica.
A continuación transcribo parte del texto que justifica mi consideración:

“… cuando estudiaba en la Universidad de Chicago, lo que más me interesaba eran las aves, y había conseguido eludir todos los cursos de química o física que me parecían medianamente difíciles. Durante un breve periodo, los bioquímicos de Indiana me animaron a estudiar química orgánica, pero el hecho de que, en una ocasión, utilizase un mechero Bunsen para calentar benceno consiguió que me liberasen de todo lo relacionado con la auténtica química. Era más seguro conceder el doctorado a alguien a medio formar que correr el riesgo de otra explosión.”

Con esto pruebo (y con otras numerosas menciones en su libro) su pobre formación química, se puede concluir que la parte de la estereoquímica que ocupaba su descubrimiento se debe más al trabajo de Francis Crick, quien tenía una buena base en esta disciplina y de las imágenes obtenidas por Rosalind Franklin.
Este trabajo que fue sin duda una recopilación de información de diversos científicos como Linus Pauling, las fotografías tomadas por rayos X del DNA cristalino en su forma A de Rosalind Franklin, Maurice Wilkins, la obstinación de Watson y las ideas que aportaba Crick, entre otros. Se puede resumir prácticamente que el libro de Watson “La doble hélice” trata del ambiente de competitividad entre los investigadores de Inglaterra y Estados Unidos de América, sobre sus ideas teóricas y cuáles serían las objeciones que le veía Crick a los modelos propuestos por Francis; en resumen, todo el libro habla de la persecución por obtener la autoría del descubrimiento y se limita a unos pocos capítulos al final para describir el modelo obtenido finalmente.
Mientras que las personas mencionadas anteriormente estaban en constante contacto, Watson estaba totalmente convencido de desentrañar la estructura del DNA, consultaba entonces con Crick, quien le explicaba cómo podría ser el modelo tridimensional de cualquier estructura que se le ocurría Watson. Poco a poco, Watson fue adquiriendo algunas nociones de estereoquímica, y siguiendo con la ayuda de las imágenes de Franklin y también leyendo algunas de las publicaciones de Pauling, intentaba desentrañar qué era lo que estaba mal en su modelo.
Antes del modelo definitivo, se tenía pensado en una estructura de tres cadenas alternadas, como mencionan Watson y Crick:

“Pauling y Corey ya propusieron una estructura para el ácido nucleico. Nos ofrecieron amablemente su artículo antes de publicarlo. Su modelo consistía en tres cadenas alternadas que formaban una estructura común, cuyos grupos fosfatos estaban situados cerca del eje de simetría de la estructura de las bases estaban dirigidas hacia el exterior. En nuestra opinión esta estructura es insatisfactoria por dos razones: 1) Nosotros creemos que el material que da los diagramas de rayos X es la sal, no el ácido libre. Sin los átomos de hidrógeno ácidos no está claro cuales con las fuerzas que mantienen unida la estructura, en especial si se considera que los fosfatos negativos, situados cerca del eje, se repelen entre sí. 2) Algunas de las distancias de van der Waals parece que son demasiado cortas.”

El modelo final propuesto, tras años de investigación y de supuestos rechazados, se trataba de una estructura que posee dos cadenas helicoidales que se enrollan alrededor del mismo eje, que la cadena está formada por grupos fosfato diéster unidos a restos de p-D-desoxirribofuranosa por enlaces 3’, 5’.

“… están relacionadas por un eje de simetría de 180º perpendicular al eje de la estructura. Ambas cadenas son hélices que giran hacia la derecha, pero debido al eje de simetría de 180º las secuencias de los átomos en las dos cadenas van en direcciones opuestas…
En cada cadena hay un resto cada 3,4 Å en dirección z. Suponemos que existe un ángulo de 36º entre dos restos adyacentes de la misma cadena…
La característica nueva de esta estructura es la forma en que las dos cadenas se mantienen unidas por las bases purínicas y pirimidínicas. Los planos de las bases son perpendiculares al eje de la estructura. Las bases se unen a pares, una base de una cadena establece un enlace de hidrógeno con otra base de la otra cadena, de modo que las dos están situadas una al lado de otra y tienen las mismas coordenadas z. Una de las bases que forman el par debe ser una purina y la otra una pirimidina para que pueda tener lugar el enlace. Los enlaces de hidrógeno se establecen como sigue: la purina de la posición 1 con la pirimidina de la posición 1; la purina de la posición 6 con la pirimidina de la posición 6.”

Se publicaron una serie de cinco artículos en el mismo número de la revista Nature en los que se aportaban evidencia experimental del modelo propuesto, entre ellos se encontraba la imagen obtenida por Franklin. Finalmente se había dado a conocer la estructura del DNA, valiéndoles de esta manera el Premio Nobel en Fisiología y Medicina a Watson, Crick y Wilkins en 1962.

Conclusiones
Después de haber analizado y contrastado varios textos relacionados con estos temas. En cuanto al caso de los Rayos X no opino que fuese un hecho casual ya que hubo en juego mucha experimentación y metodología: Röntgen ya se había propuesto un objetivo que no era explícitamente descubrir dichos rayos, pero que sí guardaban relación con lo que trataba de obtener.
En el caso del descubrimiento de la Penicilina se puede decir que encontrar específicamente el hongo del G.Penicillium fue casualidad, mientras que se esperaba que tarde o temprano encontrase algún agente antimicrobiano debido al método que estaba empleando con tal fin.
En efecto, como se ha visto en los casos antes mencionados, se ha necesitado de la participación de personas observadoras y metódicas que hayan recurrido al método hipotético deductivo para comprobar sus hallazgos. Cabe mencionar que como se ha visto en estos casos de éxito, también los hay de fracaso. Muchos equipos investigadores tardan años y hacen una inversión enorme por encontrar lo que descubrirá otro.
En el caso de la generación espontánea, no sólo se necesita de un método de observación y experimentación, también se necesita de varios avances para poder encontrar lo que se está haciendo de manera incorrecta. Estoy completamente segura que muchos de los paradigmas que tenemos ahora en la ciencia son incorrectos, será cuestión de que más investigadores hagan lo que Pasteur para demostrar o refutar las hipótesis actuales.
Es también en este momento cuando me propongo la siguiente cuestión: ¿Es el desarrollo científico el que da como resultado avances tecnológicos? o ¿Es la tecnología la que hace que avancemos científicamente?
Yo creo que ambas a la vez. Sin el avance de la técnica óptica y el uso del microscopio, no se habría podido demostrar la existencia de seres microscópicos, y mientras más se avanza, más se va descubriendo. También hay que admitir que para estos resultados, hacen falta teóricos de la física que pongan en práctica lo investigado. Yo pienso que es una escalera en la que a veces un peldaño es del desarrollo teórico y descubrimiento, y otro se trata de la práctica de dicho descubrimiento. Se puede encontrar que a lo largo de la historia ha surgido un gran desarrollo técnico pero casi nulo desarrollo científico, lo cual ha hecho que la tecnología vaya avanzando más lentamente. Como el caso de la edad media y cómo en el Renacimiento empieza a existir una unión entre ciencia y tecnología.
Actualmente la globalización ha contribuido en gran medida al avance técnico-científico, es más fácil dar a conocer un descubrimiento y proponer nuevas vías de investigación; elaborar equipos grandes como el caso del Proyecto Genoma Humano y poder abarcar cada vez más áreas.
En opinión personal puedo ver cómo a través de los siglos, el estudio natural ha pasado de ser una tesis abstracta mito-poética con disciplinas a través de una distribución discreta; a convertirse en la ciencia de distribución continua, donde ya no se puede encontrar una barrera o salto tan acusado entre la Biología y la Química, o entre la Física y las Matemáticas.
En cuanto a la descripción del modelo del DNA, creo que debe atribuirse el descubrimiento a más investigadores, incluyendo a Rosalind Franklin. He notado por el libro de Watson, que él era sumamente teórico y teniendo pobres conocimientos químicos y físicos, tenía que respaldarse bastante en lo que le decía Crick. He interpretado la forma de trabajo del “equipo” como lo siguiente: Watson propone lo que se le ocurra, pero con cierta base; Crick le dice qué está mal, o qué es lo que podría ser basándose en las imágenes de Franklin y los conocimientos que tenía de leer a Pauling y otros contemporáneos; entonces Watson propone nuevas ideas que le comentará a Crick si podrían ser posibles y se repite el proceso hasta llegar con el resultado. Advierto que lo antes comentado es una observación personal basándome en los escritos de Watson.
Uno de los méritos que se le puede atribuir a Watson, es que tenía a una fuerte convicción por el importante papel de los ácidos nucleicos para la transmisión genética (a diferencia de otros que se limitaban a otorgar ese papel a las proteínas). Sin duda, este descubrimiento se trata de una cuestión causal en el que participó un gran número de personas durante años.

Finalmente, concluyo que sin los descubrimientos causales, la ciencia y la técnica no habrían llegado al punto actual de desarrollo. Sin duda alguna, los descubrimientos científicos se ciñen más ahora en experimentos causales controlados que en el conocimiento empírico, el cual si no es demostrado experimentalmente, pierde valor.
Ciencia actual ¿Casualidad o causalidad?, concluyentemente me decanto más por la CAUSALIDAD.

Lecturas recomendadas
MENDEL, G. Experimentos sobre híbridos en las plantas. Editorial KRK. ISBN: 978-84-8367-139-9
WATSON, J. D., (2007) La doble hélice. Alianza Editorial. ISBN: 978-84-206-3570-5
WATSON, J.D., CRICK F., (1953) Estructura molecular de los ácidos nucleicos. En Nature, 171, 737-8
GOMIS, A. (1992). La Biología en el Siglo XIX. En Historia de la Ciencia y de la Técnica, Tomo XLIII. Ediciones Akal. ISBN: 84-7600-746-9

Referencias

  1. PRESCOTT, L.M. (1999). Microbiología. McGraw-Hill Interamericana de España. ISBN 84-486-0261-7.
  2. BROWN, KEVIN (2004). Penicillin Man: Alexander Fleming and the Antibiotic Revolution. ISBN 0-7509-3152-3.
  3. P.R. MURRAY, K.S. ROSENTHAL 5ºEd. Microbiología médica. Elsevier Mosby. ISBN 978-84-8174-927-4
  4. B. D. CULLITY. Elements of X-Ray Diffraction. Addison-Wesley Publishing Company, Inc.
  5. GOMIS, A. (1992). La Biología en el Siglo XIX. En Historia de la Ciencia y de la Técnica, Tomo XLIII. Ediciones Akal. ISBN: 84-7600-746-9
  6. RODRIGUEZ OCAÑA, E. (1992). Por la Salud de las Naciones, Higiene, Microbiología y Medicina Social. En Historia de la Ciencia y de la Técnica, Tomo XLV. Ediciones Akal. ISBN: 84-7600-738-8
  7. John Turberville Needham. En Encyclopædia Britannica (2009)
  8. Louis Pasteur. En Encyclopædia Britannica. (2009)
  9. LHOSTE, J. (1987) Les entomologistes français. 1750-1950. En INRA (Institut National de la Recherche Agronomique), Paris.
  10. MADIGAN, M., MARTINKO, J., PARKER, J. (2003) 10º Ed. Brock. Biología de los microorganismos. Editorial Pearson Education. ISBN: 9788420536798
    PRATS, G. (2005) Microbiología clínica. Editorial Médica Panamericana. ISBN: 84-7903-971-X
  11. PIERCE, B. (2005) Genética un enfoque conceptual. Editorial Médica Panamericana. ISBN: 84-7903-889-6
  12. MENDEL, G. Experimentos sobre híbridos en las plantas. Editorial KRK. ISBN: 978-84-8367-139-9
  13. WATSON, J. D., (2007) La doble hélice. Alianza Editorial. ISBN: 978-84-206-3570-5
  14. WATSON, J.D., CRICK F., (1953) Estructura molecular de los ácidos nucleicos. En Nature, 171, 737-8

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *