¿Qué peligros puede entrañar la Resonancia Magnética Nuclear?

En el ambiente hospitalario, a la obtención de imágenes por RMN se le conoce como Resonancia Magnética Nuclear de Imagen (RMNI) o simplemente como Resonancia Magnética de Imagen (RMI). Se ha llegado a un consenso para eliminar la palabra “Nuclear” por el miedo que suele estar asociado.

La gente asocia la palabra nuclear con radiactividad, posiblemente por la relación que hay con el término “energía nuclear”. La palabra nuclear en realidad se refiere a núcleo. Así como la yema es el núcleo del huevo (el huevo es una célula) y el centro de la Tierra es otro núcleo, el núcleo de los átomos está compuesto por neutrones y protones. La materia está compuesta por átomos y en el caso de la RMNI o RMI, los radiólogos se centran en la concentración de tejido adiposo (grasa) y agua que tenemos en nuestro cuerpo, excitando con pulsos de radiofrecuencia los núcleos de las moléculas de agua concentradas en nuestro organismo. Posteriormente, se forma una imagen según cómo estén depositados el agua y la grasa en el cuerpo. 

¿Qué peligro puede entrañar la RMN para el cuerpo?

La comunidad científica no ha llegado a una conclusión sobre los efectos de un campo magnético intenso y actualmente se considera la técnica radiológica más inocua que hay. Nosotros en el laboratorio estudiamos el plegamiento de proteínas y otras moléculas biológicas, por ello es muy importante mantener su integridad física, es por eso que la RMN se emplea para obtener información sobre cómo se comporta la molécula en su entorno natural y sin destruirla. 

Eso sí, hay casos registrados (https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3445217/) de quemaduras en personas con tatuajes. Esto se debe a que el campo magnético intenso hace que los depósitos de hierro que puede haber en determinadas tintas se calienten tal cual como ocurre en las vitrocerámicas de inducción. 

Otro de los posibles peligros que hay es someterse a una RMNI teniendo algún tipo de implante de material ferromagnético. Afortunadamente, estos materiales se emplean cada vez menos en prótesis e implantes. Del mismo modo, hay que tener especial cuidado con personas que tengan marcapasos o cualquier dispositivo que pueda verse afectado por un campo magnético. 

Finalmente, un peligro más bien mecánico reside en el cuidado que debe tomarse en cuanto a la presencia de objetos que puedan ser atraídos por el campo generado por el imán. Eso incluye bombonas de oxígeno, sillas con remaches ferromagnéticos, herramientas, etc. 

En este artículo se puede obtener más información relacionada con temas de seguridad en RMNI: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4848040/ 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *